10 de agosto de 2013

Comer sano nada tiene que ver con prescindir de los postres o creer que no tendrán el mismo sabor si sustituimos algunos ingredientes.
Prueba y te sorprenderás con esta receta donde se han reemplazado dos ingredientes poco o nada saludables: el azúcar y el chocolate.

La Algarroba es la semilla de un árbol originario de América, un alimento usado por los indígenas no solo en la preparación de algunos platos sino también para preparar bebidas.
Lo catalogaban como algo "divino" y lo usaban para hacer ofrendas a sus dioses.
Las vainas maduras y secas, se trituran para obtener una harina dulce con un sabor prácticamente igual al del cacao pero, con diferente composición nutricional y algunos beneficios más, por ejemplo no contiene cafeína, ni ácido oxálico, ni exceso de grasa entre otras cosas.
Al ser soluble puede mezclarse con liquidos sin necesidad de cocción.
Posee carbohidratos, fibras, proteinas, calcio, hierro, fósforo y potasio, vitamina A y D, B1 y B2 y no contiene gluten.
Todo beneficios sin renunciar al sabor del chocolate pero más saludable.
Un alimento completo para reemplazar el chocolate en la dieta de los niños, tanto en los postres como en las bebidas.
Es muy versátil, se puede hacer coberturas para postres, todo tipo de repostería, sustituir el "chocolate caliente" por algarroba (mejor si es con leches vegetales), etc.



Ingredientes
• 180 g de harina 
• 100 cl de sirope de agave 
• ½ c/p de sal marina
• 1 c/p de bicarbonato
• 80 g de algarroba
• 50 ml de aceite de girasol 1º prensa en frío 
• 150 ml de leche vegetal (arroz, almendras ...)
• 1 c/s de esencia de vainilla y de canela
Mezclar la harina, la sal, la canela, el bicarbonato y la algarroba. Hacer un hueco en el centro e incorporar la leche, el sirope, el aceite y la vainilla.
Mezclar muy bien y rellenar los moldes de magdalenas.
Hornear durante 15 minutos a 190º.

0 comentarios:

Buscar en el Blog

Cargando...

SEGUIDORES

VISITAS

MÁS VISITADOS